Algo dulce y blandito: bombas de crema.

#Postres y dulces 08 junio 2014

Tenía ganas de preparar una receta como esta hace tiempo, pero no me decidía porque me daba pereza tener que freír. Al final ayer, después de que mi hijo mayor me pidiera "algo dulce y blandito", supe que era el momento de hacerlas. El resultado....mmmmm!!!!! Me recuerda mucho a unos pepitos de crema que tomaba cuando era pequeña, los vendían en una pastelería del lugar donde íbamos de vacaciones, eso si, sólo de vez en cuando porque como su nombre indica, son verdaderamente una bomba!!!

Algo dulce y blandito: bombas de crema.

Para la crema pastelera:

100 g de azúcar
500 g de leche
30 g de harina
30 g de maicena
3 huevos
1 cucharada de azúcar vainillado

Para la masa: 180 g de leche, 2 vainas de cardamomo, 60 g de agua, 60 g de aceite, 60 g de azúcar, 25 g de levadura prensada fresca, 350 g de harina, 1 pizca de sal.

Preparamos primero la crema pastelera

1. Ponemos en el vaso el azúcar, la leche, la harina, la maicena, los huevos y la vainilla. Programamos 8 minutos / 90º / velocidad 4. Retiramos del vaso y reservamos en una manga pastelera.

Preparamos la masa:

2. Sin lavar el vaso, ponemos la leche, el agua, el aceite, las semillas de las vainas de cardamomo, el azúcar y la levadura. Programamos 2 minutos/ 37º / velocidad 3.
3. Añadimos la harina, la pizca de sal y mezclamos 10 segundos / velocidad 4. Al terminar programamos 2 minutos / vaso cerrado / velocidad espiga.
4. Con la espátula sacamos la masa del vaso (es una masa muy blanda) y la colocamos sobre una lámina de papel de hornear o de silicona. Con las manos bien untadas en aceite, formamos bolas pequeñas y las colocamos sobre un papel de hornear. Dejamos reposar hasta que doblen su volumen - unas media hora -. Lo mejor es colocar un bol con un poco de aceite cerca para poder embadurnarnos las manos constantemente en aceite, si no, resulta un poco complicado manejar la masa.
5. Pasado este tiempo, freímos las bolas de masa por ambos lados y en abundante aceite, una cantidad suficiente como para que la masa no toque el fondo; el aceite no debe estar muy caliente. Para no tocarlas con las manos, recortamos el trozo del papel de hornear y las dejamos caer directamente en el aceite caliente. Las retiramos y las colocamos sobre papel de cocina absorbente unos minutos. Después las  rebozamos en azúcar.
6. Las abrimos por la mitad y rellenamos con la crema pastelera cuando estén frías.

Para hacerlas sin gluten, sustituimos los 30 g de harina de trigo de la crema pastelera por 20 g de maizena. Para la masa, ponemos 300 g de maizena, en vez de los 350 g de harina de trigo.